El Canto Ancestral que nació en la Quebrada de Humahuaca

canto ancestral maryta

El Canto Ancestral que nació en la Quebrada de Humahuaca

Maryta nos cuenta qué es el canto ancestral y cómo nace la copla

Cuando comienza a dialogar, Maryta expresa calidez, una energía que traspasa su cuerpo, y una conexión, que se transforma en admiración, con el canto ancestral.

singer humahuaca

La música a través del canto ancestral

Con su abuela descubrió la relación con la música a partir del canto ancestral. Desde pequeña le preguntaba que sería cuando sea grande: cantora era la respuesta rápida y decidida de Maryta. La copla le permite expandirse, conectarse más allá del idioma, de la forma melódica de canto que cada uno tiene. Para Maryta la copla es retroalimentación con uno mismo, con las personas que contactamos, abrazamos o cantamos, con el tiempo y el espacio. Es expansión, transformación y conexión con la Pachamama.

Crear y sentir a través de experiencias de vida, de conexiones con nuestras propias almas, es como el correr de los días, así define Maryta a los talleres de canto. A eso podemos agregar que en cada uno de ellos se transmite y se pone en valor el legado de los pueblos, sus historias, sus conocimientos, su cultura.

singer humahuaca

La retroalimentación generada permite descubrir que el canto ancestral es infinito. Nos brinda la posibilidad de vibrar en la sintonía de nuestros abuelos, de nuestra familia, de expandir y transformar nuestras vidas, de conectarnos con la Pachamama.

La capacidad interpretativa, de unión, de energía que gesta en cada una de sus experiencias con grupos diversos permite generar un espacio de trabajo único y del que no debemos perder oportunidad de participar.

La fluidez de su experiencia

Ante la diversidad de grupos con los que trabaja, armó un método de transmisión del conocimiento: inician con una presentación, mediante saludos, en otras ocasiones las clases comienzan sin hablar, dejando fluir.

La fluidez es parte del ámbito de la Pachamama.  Desde que nacemos formamos parte de una ancestralidad que nos lleva a pensar en el día de nuestro nacimiento, la música que puebla nuestra casa, el contexto en el que crecemos, cada una de nuestras acciones y experiencias determinan nuestro canto.

La conexión, expresión, meditación permiten que cada uno de los participantes se vayan olvidando que tienen un cuerpo humano para pensar que forman parte de un universo mucho más extenso: los árboles, los pájaros, la tierra, el sol, las nubes, en definitiva, de la Pachamama.

Meditación, improvisación y la cultura ancestral

Las meditaciones son claves en el nacimiento del canto y para encontrar el prisma sagrado de la voz: “la voz se llena de los colores, y el prisma es esa posibilidad que la luz del sol entre y llene de colores todo el espacio. Y esa es la voz que genera los cantos”, expresa Maryta.

La improvisación es la posibilidad única que genera la copla. En ese momento cada uno vuelca lo que siente, lo mezcla con el verso, con la rima y va gestando un universo de conexiones expansivas e interminables.

La cultura ancestral, vuelve a ser puesta en valor, la propuesta impulsada por Maryta permite revalorizar y revitalizar el conocimiento que se genera a través de las coplas. La música brinda la posibilidad de unir las culturas, allana el camino, nos permite sentir la conexión y ser parte de esta humanidad; y es sobre todo la posibilidad de abrazar la diversidad y la solidaridad a la diversidad.

Sin Comentarios

Comentanos es importante para nosotros